sensaciones · Sentimientos

LA DANZA DE LA VIDA

Con las piernas levantadas en esa incómoda posición, despertando de la anestesia, se le acercó la enfermera y con dureza susurró: -Mataste un niño.

Y ella, tan pequeña y asustada, la miró con un vacío enorme…Ya lo sabía.

Y pudieron pasar mil años y su pecado perdonado, pero ella jamás lo olvidó.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s