Matías

Esa mirada triste y a la vez traviesa.
Ese rostro tan peculiar que te dejaron las marcas de la niñez, en la
lucha por ganar el espacio que tu hermano te negaba.
Esa fuerza interior y tenacidad
que te permite cumplir con lo que te propones.
Esa belleza interna que tratas de soslayar por timidez.
Dios te bendijo, hijo,
desde el mismo momento en que llegaste a esta tierra.
Dios envió un ángel que con sus alas
–invisibles pero seguras–, te empujó a la vida.
Luchaste, sobreviviste.
Y seguís peleando porque cada obstáculo
te permite medir tus fuerzas.
¿Qué más podemos pedir?

DSCN2959

Imagen

Mujer

Una mano tendida dibujando una caricia,
un rostro en una mueca dolorosa.
Son sólo imágenes de una mujer.
No importa la raza.
No importa el credo.
Siempre representarás el amor y el dolor.
Mujer.
Cuantas palabras vanas para ensalzarte y
cuánta injusticia detrás de ellas.
Sólo retórica inútil
mientras los hombres violan tus derechos a la vida en libertad.
Mujer sólo tú,
desde el comienzo de los días…
Luchas sin bajar los brazos por el bien de todos,
postergándote.
Mujer,
sólo tú comprendes que mereces más.

1374815_681593728525545_1481821843_n

Imagen

Esperando respuestas

Quisiera mirarte,

y en la profundidad de tus ojos leer el motivo de tanta maldad,

el porqué de tanta saña.

Quisiera escuchar de tu boca el verdadero motivo que te lleva a lastimarme.

Quisiera hundirme en la profundidad de tu alma

e intentar averiguar si alguna vez me quisiste.

Quisiera navegar en tus pensamientos,

y desentrañar tus verdaderos sentimientos.

Quisiera, algún día, llegar a comprender el porqué, el cómo y el cuándo de toda una vida de desencuentros.

¿Acaso, llegará el día en que conoceré las respuestas?

 

1378726_679872805364304_2116122234_n

Imagen

Tristeza

Quisiera poder llorar.

Llorar infinitamente hasta lograr que desaparezca la angustia que me consume.

Quisiera reír.

Reír locamente y contagiarme de esa alegría.

Quisiera… quisiera…

Olvidar todo lo malo.

Dios, no retires tu mano de mi espalda

No permitas que me detenga.

Tú, sólo tú sabes cuánto lo necesito.

1385935_681591498525768_1389419913_n

Imagen

Tu mano en mi espalda…

Tu mano en mi espalda,
es la más dulce y suave
que posarse pudiera…
Tu mano en mi espalda
es ave y es volcán.
Tu mano en mi espalda
es caricia y es fuego…
Es fuerza… Es empuje…
Es esperanza… Es futuro…
Es vida…
Gracias, Dios mío
por apoyar… tu mano en mi espalda
todos los días.

23337_594020653946579_163940650_n

Con este poema inicié mi blog y representa mis sentimientos, mi vida y la gratitud hacia esa ” fuerza única” que empujó mi andar, dándome aliento para continuar aún en aquellos momentos en que desfallecía.

Solo Él puede apoyar su mano en mi espalda y lograr que camine, disfrute y ría con las pequeñas y grandes cosas de mi vida cotidiana.

¡Gracias a la vida! ¡Gracias Dios!

Los hijos que Dios me dio

¿Cuántos hijos tenemos en la vida?
Los que concebimos y aquellos otros,
los hijos del corazón.

¿Cuántos hijos tengo en mi vida?
Muchos, muchos…

He pasado por la vida buscando amor,
amor de madre, amor de pareja, amor de hijos, amor…

He buscado hijos, los que concebí por amor
y aquellos otros que me regaló la vida, los del corazón.

¿Cuántos hijos tengo?
Muchos, muchos…
Siento la necesidad de proteger a todos.

Siento que me crecen alas, alas para abrazar.

images (4)

Christian Schloe

Imagen

Estrella fugaz

 

Anoche te vi rozando el firmamento, estrella fugaz.

Fugaz como cada momento de la vida.

Fugaz como el dolor y la alegría.

Fugaz como la risa al viento.

Ayer te sentí, sentí tu aroma en la brisa de la mañana.

Te percibí tras la neblina de la tarde.

Eras una sombra, que rauda, se perdió en la nada.

Mayo 2001

descarga (5)

Christian Schloe

Imagen

Preguntas sin sentido

Interesante  pregunta.

Me preguntas si te extraño. Vaya si te extraño.

Estas a mi lado, pero aún así  te extraño.

Extraño nuestras charlas, algunas serias y otras banales.

Extraño nuestros momentos… esos, en los que solo disfrutábamos de estar, porque nos bastaba.

Extraño caminar a la par,

cosas  tan simples pero profundas, como mirarnos a los ojos y saber que estábamos pensando.

Terminar la frase del otro, porque sí, porque nos adivinamos.

 

Me preguntas si te extraño… claro que te extraño.

Extraño la caricia que me tomaba por sorpresa,

esos abrazos tan apretados que dejaban sin aliento.

Extraño esos giros por la casa cuando la música nos envolvía.

 

Me preguntas si te extraño…claro que te extraño,

extraño los apodos cariñosos,

el tenerte aquí y ahora.

¡Vaya si te extraño!

Adam Clague

Adam Clague

 

 

Imagen

Anteriores Entradas antiguas

Blogs que sigo

Follow poupeedinubila on WordPress.com

Estadísticas del blog

  • 3.908 hits

Entradas que me gustan

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 101 seguidores