Dolores

Cuando el foso helado deja de ser tal helado.

Cuando la triste historia deja de ser tan triste porque de tanto repasarla ya nos hemos acostumbrado al dolor…

Alguien vuelve a remover nuestras fibras más íntimas, desenterrando aquello, que tapamos con muchas capas de escombros.

Y es allí, cuando podemos medir nuestra fortaleza, seguimos negando el pasado o lo revelamos tal cual fue.

600358_676702159014702_1012405377_n

Imagen

Piedras en tu camino

Cuándo las piedras caen sobre ti, una la soportas, dos te tambaleas pero la tercera…te derrumbas…

1393581_679857585365826_1771879586_n

Imagen

Sentimientos

Señor, no saques tu mano de mi espalda, ayúdame a caminar. Tu mano en mi espalda me sostiene cuándo todo se desmorona. Tu mano en mi espalda es la vuelta al nido, al refugio….

 

995863_679173115434273_841559293_n

 

Imagen

dolores sin tregua

Escuchar hablar a toda hora y en todos lados sobre violación y abuso me angustia tanto que siento que me están clavando un puñal en el pecho y lo remueven para que haga más daño.

Pueden haber pasado décadas pero el dolor y la angustia no se borran.

Creí haber sanado después de mucha terapia y de haberlo hablado con mi familia, pero cuán lejos está de ser cierto. La angustia no pasa y cada vez se la revive con el mismo miedo y la misma crueldad. En el fondo del alma sigo siendo aquella niña y  aquella adolescente a quien bastardearon.

En el fondo de mis ser sigo tan quebrada y anulada como entonces.

Señor solo pido paz!!

images (62

 

 

 

Imagen

Aprender a vivir

Sentada frente al televisor, con una taza de café en la mano y la mirada perdida en el infinito repaso el transcurrir de mi vida y llego a la conclusión de que nos lleva años aprender a vivir y cuando ya lo hemos hecho, o creemos que lo sabemos todo, llegó la hora de partir.
Nadie nos enseña a vivir, sólo nos formamos a través de nuestros errores y aciertos. Tomamos retazos de la existencia de quienes admiramos, de consejos vanos y de aquellos dados con la honradez y humildad de un corazón generoso. Todo sirve, pero sólo depende de nosotros cómo lo apliquemos y hacerlo en el momento justo.
¿Si pudiéramos desandar caminos cuántas cosas no hubiéramos hecho? No es tan fácil adquirir experiencia, sólo se hace paso a paso, día a día, aceptando errores y aprendiendo de ellos, todos hasta los más duros momentos nos dejan algo positivo.
De nada sirve nuestro tiempo. El tiempo es efímero y cada día es una vida, por ello sólo hay que ocuparse de cada uno de ellos como si fuera el primero y el último, aprender a disfrutar de las pequeñas cosas que la naturaleza nos regala: el canto de un pájaro, el verde del césped, los colores de las flores… el cielo con sus nubes que dibujan figuras infinitas y… la familia que es el regalo más importante que Dios nos dio sin olvidar a los amigos que el destino nos proporcionó.
¿Que cosa más importante que todo ello existe? ¿El dinero..? Es efímero, sólo nos ayuda a que no falte comida, salud y educación para nuestros hijos y para nosotros, lo demás… tiene el valor que cada uno le dé, va de la mano de las prioridades personales que nos hemos impuesto.
La vida no siempre da satisfacciones, a veces son más los dolores que las alegrías, pero acaso ¿no es válido trasponer piedras para disfrutar momentos?
Crecer, crecer ya es difícil y cuando debemos hacerlo de a dos se complica aún más. Cada cual tiene sus tiempos y espacios y amoldarlos al otro es complejo.
Tomo un sorbo del café ya frío y analizo el momento de mi vida en que me encuentro, es un cruce de caminos. Debo elegir si seguir el camino arrastrándome en la sombra o respirar profundo y reclamar mis derechos. Ello significa plantar los frenos, dejar en claro que no soy la misma, he crecido y ese crecimiento hizo que cambiara, que modificara mi espíritu, mi concepto de vida, mi razonar, mi visión del mundo.
Si, debo decirlo, porque no quiero partir sin haber dejado mi pequeño legado, debo hacer las últimas cosas en función de lo que yo pienso, mal o bien pero que sean mis decisiones, mis objetivos, mi lucha.
Miro el televisor con asco, sólo muestran violencia, decadencia, desorden y omnipotencia. Es que la pobreza, el abandono, y la falta de honestidad sólo sirven para producir más y más programas que analizan estos temas desde la intelectualidad o la vulgaridad midiendo puntos para ganar más dinero pero excluyendo soluciones. No es el mundo que quiero vivir: quiero justicia, equidad, solidaridad, no más niños en la calle, no más hambre, no más arbitrariedad en el reparto de los derechos.
Sí. Alguna vez viví en un mundo donde la gente trabajaba y estaba orgullosa de ello: no importaba si era zapatero o industrial, lavandera o maestra, cosechero o agricultor, albañil o político, lo hacían con su mejor predisposición porque en ello iba su honorabilidad. Y la palabra… ¡Ah, la palabra..! Era un documento suficiente que marcaba el deseo de cumplir con el compromiso contraído. ¿Que pasó con ese mundo? ¿Qué pasó
con la gente? O mejor dicho, ¿qué pasó con la educación? Miro la taza de café con el estómago revuelto.
No. No me iré de este mundo sin ver qué se puede cambiar.

540041_547977218554937_1371341603_n #

Imagen

Sentimientos

Cuándo la angustia ocupa ese lugar tan profundo del pecho y se siente esa opresión que nos dificulta respirar…

Cuándo  ese sentimiento no tiene un sentido real, no tiene un  porqué…

Quizás presentimos que algo malo pueda ocurrir y poco después eso ocurre… y te hace estallar… y estallas.

Es una mezcla rara de angustia, dolor, bronca contra personas que creemos conocer, que nos acompañaron durante una vida y de pronto sin una razón aparente se vuelven contra nosotros.

Esa angustia…esa angustia que oprimía el pecho, pasa a tener un sentido.

images (5)

Christian Shloe

Imagen

Dolores

Tantas veces reí.
Tantas veces lloré por pequeñas cosas.
Tantas veces sufrí por grandes dolores,
que a la distancia son granos de arena.


Gracias,
gracias Señor, por enseñarme a ver mis penas,
a través de los dolores ajenos.

423131_550118741680692_1200424239_n

Imagen

dolores

Ese tic tac de los músculos faciales que comienzan con un movimiento leve y pausado. Ese tic tac que va marcando un ritmo cada vez más intenso hasta contraer medio rostro, causando dolor y lleva  mi mente a un refugio profundo dónde ruego que pase pronto. Ese tic tac que me acompaña cada vez más seguido. Ese tic tac que se inicia sin motivo aparente cuándo los demás músculos de mi cuerpo se preparan para el descanso. Si, ese tic tac…

rostro

Imagen

Anteriores Entradas antiguas

Follow poupeedinubila on WordPress.com

Estadísticas del blog

  • 5.274 hits

Entradas que me gustan

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 114 seguidores