Soñando despierta

Es el atardecer,

estoy sentada mirando las nubes que barren el cielo.

¿Qué cosas podrían contarme si hablaran?

Quizás podrían hablar de sufrimientos.

Quizás disfrutarían recordando momentos felices.

Quizás, quizás, hasta el infinito…

Son mágicas y me arrastran con ellas…

Veo figuras que se forman y deforman,

por su libre albedrío.

Son mágicas y me arrastran con ellas…

Veo esperanza, felicidad y sobre todo veo paz.

Son mágicas y me arrastran con ellas…

*Libro “Reconociéndonos”

14446191_10205712477410800_7672459010020195516_n

-Carlos González-

Las Curiosas

Disfrutamos de un  fin de semana especial  en Las Curiosas, habitaciones en medio del monte autóctono chaqueño, masajes  y buena comida. Estar en contacto directo con la naturaleza, poder sentarme en una hamaca paraguaya en medio de la siesta, acompañada por el termo y el mate y el canto de los pájaros a mi alrededor me trasportó a mi infancia.

Ningún hotel cinco estrellas  brinda ese colorido natural del monte y otras plantas en flor, el sonido de los pájaros y el parloteo de las cotorras en un silencio calmo que relaja el cuerpo y engrandece el alma. Gracias Pablo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Poema LVII

La noche te recuerda,
el día también.
Eres la sombra de algo inalcanzable,
lo definitivo.

Sé que te quiero,
pero amo lo ausente.

Sé que te extraño,
pero extraño la nada.

Eres fantasma de algo que sueño.
Eres TÚ, todo y nada,
pronombre de lo imprevisible.
Sólo sé que te espero.

Lelia Di Nubila