pensamientos · Sentimientos

Cómo comprender a una madre

En la niñez y juventud todo se da por hecho. Allí está, allí debe estar… y cuando no lo está nos sentimos ofendidos. ¡Llenos de enojo!

Pasan los años, las responsabilidades son otras. Estamos tan ocupados en comprender a nuestros hijos, que nos resulta difícil entender a nuestras madres. Las notamos llenas de ñañas y damos por hecho muchas cosas…

Y siguen pasando los años y transitamos el mismo momento y los mismos pesares que ellas y es ahí cuando las comprendemos.

No todo estaba dado por hecho. Algo quisieron decirnos con sus acciones, tal vez no sabían demostrarlo con palabras, lo decían con un obsequio, un llamado de atención, o en silencio. Cuando eran mayores a veces con una rabieta.

Algo quisieron decirnos y no lo dijeron…

Es nuestra tarea entenderlas…para quienes tienen la suerte de tenerla y a quien no, aprender a vivir de otro modo.

¿Cómo comprender a una madre? Sólo experimentando sus mismas vivencias o parecidas.


			
pensamientos · Sentimientos

Memoria

Y en el devenir de la vida…

que importa si te recuerdo o no…

Los años pasan, a veces lentamente y otras sin darnos cuenta.

A medida que la vida avanza pasan más rápido, o eso creemos…

Y… con ellos, la Memoria es muy selectiva.

Por eso me pregunto:

¿ Importa si no te recuerdo?

No sé para ti…

Mi selección ya fue hecha.

pensamientos · Sentimientos

Paraguas en el cielo

Vuelan tan lentos como los vientos que los arrastran,

igual que nuestros pensamientos.

Cuando los vientos calman, los pensamientos son tranquilos.

Cuando arrecia la tormenta vuelan tan alto y tan inestables que a veces asustan, asustan e inmovilizan.

¿Hasta donde esos pensamientos pueden ser realidad?

¿Hasta donde son parte libre y cuanto tiene de la tormenta de la ansiedad, del pánico?

¿Paraguas en el cielo o ansiedad controlada?

Imagen Pinterest

pensamientos · sensaciones

Sensaciones

Me siento tensa, a punto de estallar, dejo la computadora, me levanto del sillón y comienzo a replegarme en mi misma como si fuera una persiana. Siguiendo mi ritmo interno, paso a paso, lentamente hasta que mis manos tocan el piso. Ese roce, ese simple roce me estremece. Es una descarga que recorre mi cuerpo. Respiro profundamente y mantengo la posición mientras siento la levedad de mi cuerpo.

Lentamente inicio el movimiento inverso hasta lograr mantenerme de pie totalmente laxa. La sensación es genial pero el resultado no dura demasiado. Es como una telaraña que me comprime.

600551_4314385677453_297437238_n

pensamientos · Sentimientos

El Pánico

El pánico, ese enemigo que se ha infiltrado solapadamente en nuestro cerebro y vive allí adormecido. En ese rincón oculto hasta que algún  disparador lo saca a la superficie.

El puede lograr desequilibrarnos hasta hacernos creer que moriremos en un instante.

Una pesadilla en nuestras vidas que nunca nos abandona totalmente, podemos aprender técnicas  para sobrellevarlo, algunos dicen que lograron superarlo, sanar. No tengo esa suerte. Puedo intentar olvidarlo , pero siempre habrá un momento en que me dice «aquí estoy».