Y allá en la distancia…

estás cada día más cerca mío.

Y desde la distancia añoro tu sentimiento de posesión natural, que me arrastraba.

Y desde la distancia extraño caminar a tu lado o un paso detrás,

no importa adonde, simplemente te seguía.

Y desde la distancia estiro el brazo pero mi mano no llega a tocarte madre.

Y desde el infinito me miras y pides que salte…

Imagen Pinterest

Imagen

Dibujando y pintando: #QuedateEn Casa

mateo-4años

Mateo-4 años

Imagen

Dibujando y pintando: París #QuedateEnCasa

IMG-20200408-WA0002

Agustín-9 años

Imagen

Buscando a Miguel

“Querida amiga:

No te imaginas cuánto necesito de tu compañía en este momento.

En el tiempo que llevamos sin vernos pasaron muchas cosas, para ser más exacta me ocurrieron muchas cosas, hechos lamentables como la pérdida de Miguel, mi hermano. Lo más triste de ello es que, hasta el momento, a pesar del trabajo policial, el cuerpo no aparece.

Estoy desconsolada y extraño tu presencia.”

   Cuando llego a este punto de la carta, viene a mi memoria el verano pasado en casa de Manuela, nuestros paseos por el bosque cercano: un lugar calmo donde los únicos sonidos eran el canto de los pájaros o el crujido de ramas tras la fuga de una liebre o un venado. Nuestras conversaciones se dirigían, invariablemente, a su familia.

   Con la carta apretada en mis manos pienso en él: hermoso, de rasgos irregulares y manos lánguidas, era la representación de una persona débil ante los riegos del mundo.  Se enredó en una relación amorosa con una mujer fuerte que lo contuviera, quien estaba casada, y esto generó la maledicencia en las reuniones sociales.

   La familia de Miguel se sentía molesta por aquel descaro. Quedaba a la vista, que una mujer  con tal carácter dominaba la relación, y lo hacía a vistas de su marido para crear una situación que lo enfureciera.

   Pienso en mi amiga: erguida, a la defensiva, con el abrazo protector a Miguel y la mirada atenta, observando siempre el entorno. Algo en su interior le decía que ese joven la necesitaba, y él lo exteriorizaba acurrucándose en el hueco del brazo que se le tendía.

     En las largas tardes del verano  el tema era recurrente entre Manuela y yo.

Me contaba su sufrimiento por esta situación,   se sentía impotente para romper los lazos  enfermizos a los que estaba atado su hermano, y temía por el final.

Rápidamente tomo papel y lapicera  para contestar a su pedido de socorro, pero mi mente está en blanco, mis manos tiemblan y sólo pienso en  Manuela,  mi amiga de toda la vida  que me necesita.

Automáticamente me prendo del teléfono para reservar pasajes, debo estar con ella…

229228_3196727376694_1301747849_n

imagen de internet

 

 

Imagen

Vicenta Estela Quattrochio (Monona) (19/7/1918- 16/7/1950)

Estela, está en el recuerdo indeleble de la familia. Alguien que partió muy pronto pero nunca se fue de nuestros corazones.

Estela, Monona para la familia y sus amigos, decidió que su vida ya no tenía sentido con apenas 33 años. En esa corta franja de tiempo se desarrolló profesionalmente, viajó representando al país, conoció a su marido, se casó.

Estela, la de la mirada profunda y la sonrisa grande, muy amiga de sus amigos, la docente, el buen recuerdo de sus alumnos. Algo que nunca sabremos motivó su partida tan repentina, 33 años, y en 33 años hizo mucho más que  en toda una vida.

Estela, a quien el poeta español  Luis Rosales dedicó unos versos, la amiga, la hermana, la esposa, la mujer de la cultura y la civilidad.

Estela, nuestra Estela, la que está en los corazones, la que nunca conocimos, pero era la tía presente. Hoy leo sus cartas y veo un espíritu libre, alegre y cariñoso, es como sentirla cada vez más cerca.

Estela, la tía Estela…la que me acompañó toda la infancia y la adolescencia aún sin estar.

Ella fue una presencia desde lo más profundo en mi vida, sus recuerdos, mi madre que sufría su ausencia y con ella un desarraigo total, pero ella nunca  se fue.

La sociedad la olvidó, olvidó el camino que hizo como feminista, y mujer de la cultura, sus amigos ya no están, pero sigue presente en el corazón de la familia , la tía Monona… la tía Estela… en esa imagen con sus grandes ojos oscuros de mirada firme, su boca grande de sonrisa espléndida y una revista entre sus manos.

Simplemente Estela.

Imagen

Tiempo de espera#quedateencasa

Tantas veces te miré en el transcurrir de nuestras vidas,

que puedo descubrirte aún a la distancia…

7f5aabcaca3448bfd122c3217b290315

Puntuación: 1 de 5.
Más

Imagen

Tiempo de ausencia#quedateEnCasa

Ese viejo lindo que acompañó mi infancia desde lejos, pero presente; el que abrazó mi adolescencia y madurez amorosamente.

Ese  viejo lindo, que acompaña mis días y me aconseja aun en la ausencia.

Nuestra conexión va más allá, vivimos en dimensiones paralelas, nos encontramos en la  frontera misma del infinito…

Y a pesar de todo te extraño, porque el tiempo nunca es suficiente.

Te encuentro en la estrella más brillante, en el abrazo amoroso del viento…

¡Besos al cielo Salva..!

 

Imagen

Amor incondicional #quedate en casa

Y si me pidieras la luna…

que no haría yo por ti…

a7e32c1ba1d6c0872c2f8de7c2b2531e

imagen Pinterest

Imagen

Anteriores Entradas antiguas

Follow poupeedinubila on WordPress.com

Estadísticas del blog

  • 7.316 hits

Entradas que me gustan

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 125 seguidores más