Te extraño

Anoche estuviste presente en la mesa familiar, en mis sueños por supuesto. ¡Cómo te disfruté padre! Eras vos y no lo eras. Estabas algunos años más joven, con traje blanco, y hablando del cigarrillo como una debilidad tuya. Lejos, muy lejos de la realidad, lo detestabas y cuándo de jovencita saqué uno de mi cartera en una fiesta y fumé delante tuyo, sentí tu mirada punzante y un dejo de desilusión.

Anoche también hablamos de eso, de que mi rebeldía sólo duró un par de años.

Que lindo verte sentado a la cabecera de la mesa, chispeante, recién llegado de un “largo viaje”.

¿Puedo decirte que te extraño?

¡Te extraño Salva!. No importa la cantidad de años que hayan pasado desde tu partida. Si voy a visitarte sé que terminaré postrada sobre tu lápida llorando.

salva-

Te extraño

Que si te extraño? por supuesto que sí, veo tu fotografía al lado de mi cama y siento que me estas mirando con ese cariño incondicional  que siempre tuviste, pero sé que a lo largo de estos once años en que partiste, lo mas importante de vos quedó aquí…y tu abrazo es tan cálido como antes…y tus consejos…esos consejos tan especiales que terminaban en una humorada quebrando mis enojos y haciéndome sonreír.

Que si te extraño?? Claro que te extraño Salva…pero Dios me dio el mejor papá del mundo!!

¡¡Te quiero!!

salva--