poema · Sentimientos

Poema LXII

Apenas dos horas que te di el último beso.

Apenas dos horas del último te quiero.

Y ya te estoy extrañando, vida mía.

 

Es una felicidad tan grande,

que a veces asusta.

Saber que sólo eres mío,

que ya nada podrá cambiarlo.

Saber que con cada beso

por entero nos damos.

Saber que sin palabras,

nuestras miradas todo lo dicen.

 

.21783_555185224507377_1462413675_n