Libro Reconociéndonos · poema · Sentimientos

Tu mano en mi espalda…

Tu mano en mi espalda,
es la más dulce y suave
que posarse pudiera…
Tu mano en mi espalda
es ave y es volcán.
Tu mano en mi espalda
es caricia y es fuego…
Es fuerza… Es empuje…
Es esperanza… Es futuro…
Es vida…
Gracias, Dios mío
por apoyar… tu mano en mi espalda
todos los días.

23337_594020653946579_163940650_n

Con este poema inicié mi blog y representa mis sentimientos, mi vida y la gratitud hacia esa » fuerza única» que empujó mi andar, dándome aliento para continuar aún en aquellos momentos en que desfallecía.

Solo Él puede apoyar su mano en mi espalda y lograr que camine, disfrute y ría con las pequeñas y grandes cosas de mi vida cotidiana.

¡Gracias a la vida! ¡Gracias Dios!

pensamientos · sensaciones

Sensaciones

Me siento tensa, a punto de estallar, dejo la computadora, me levanto del sillón y comienzo a replegarme en mi misma como si fuera una persiana. Siguiendo mi ritmo interno, paso a paso, lentamente hasta que mis manos tocan el piso. Ese roce, ese simple roce me estremece. Es una descarga que recorre mi cuerpo. Respiro profundamente y mantengo la posición mientras siento la levedad de mi cuerpo.

Lentamente inicio el movimiento inverso hasta lograr mantenerme de pie totalmente laxa. La sensación es genial pero el resultado no dura demasiado. Es como una telaraña que me comprime.

600551_4314385677453_297437238_n

Sentimientos

¿Quien es Tom?

-Tom… ¿dónde está Tom?

-¿Tom?

Desperté sobresaltada, me senté en la cama y miré en mi derredor. Estaba sola, como siempre en mi amanecer tardío. Salvo por Tom, que acompañó mis sueños, pero de quien no tengo el menor conocimiento. ¿Un presentimiento? ¿Alguien que acompaña mi camino de forma paralela?

– ¿Dónde estás Tom y quién eres?

1378776_681002988584619_1999159082_n