poema

Postrimerias

En los largos días de la espera.
En los tristes días de la larga espera.
Su enorme peso sólo acrecienta
el dolor intenso de esta soledad sedienta.

Las garras del tiempo
van dejando huella,
en mi espíritu inquieto de mujer enamorada.

Hoy,
la negra nube que cubre mi camino
anulando todo futuro,
me obliga a decir:
Adiós, amado.

Lelia Di Nubila-del libro “Reconociéndonos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s