poema·Sentimientos

Poema LXXVIII

Tiempo,

largo y corto,

antojadizo.

Tiempo de amor.

Tiempo que te mides con la vara de lo irreal.

 

Ayer,

cinco años eran mucho.

Hoy,

un año mucho más.

 

Tiempo.

Tiempo que caminas a gatas,

deslizándote apenas, tardando aún más.

 

No seas tan torpe.

Acorta tus días,

¡que contra la impaciencia…

es muy duro luchar!

533935_555196811172885_1343089098_n