poema

Penas y olvidos

Los ruidos nocturnos de la ciudad

a mis oídos llegan.

Es música de vida al lecho de una enferma.

Todo te dice que allá la gente vive,

sus penas y glorias.

Que la noche del sábado habita en todos.

Que triste enfermar,

cuando la distancia abre surcos.

Lelia di Nubila

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s