poema

NOCTURNAL

Luna tú,
fiel testigo de amantes solitarios duerme tu cansancio,
velaré por ti desde mi ventana.

Cuidaré tu sueño mientras pienso en él… vagabundo incierto.

Tu rostro de plata tantas veces bañó mi figura
que cual estatua, de plata creí ser.

Duerme tus reflejos descansa tu albura,
no estarás sola, no temas, yo te cuidaré.

En una almohada de rosas reposa tu frente,
con manos de seda yo acariciaré
tus largos reflejos, de plateada luz.
No canses tu cuerpo luna,
tu diario trajín, hoy lo haré yo por ti.

Lelia Di Nubila -libro “Reconociéndonos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s