poema

Muerte Blanca

Luna que cabalgas esos cielos inmensos,
¿no viste a mi pequeño, sentado frente a Dios?

Su carita dulce, sus ojitos alegres,
¿no miraron tu albura
con ilusión de volver?

Se me ha perdido mi niño… luna,
ayúdame a encontrarlo.
Se me ha perdido mi ilusión… luna,
ayúdame a buscarla.

Quizás, en tu paseo por el infinito azul
veas mi ensueño caminar por luz.

Guárdame el secreto y ayúdame
se me ha perdido mi sueño.
Con su cunita de plata, sus pañales de nubes,
el oro de sus cabellos…

Se me ha perdido un ángel.
¿Cuándo lo encontraré?

Lelia Di Nubila – libro “Reconociéndonos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s