En que momento…

¿En qué momento decidiste irte y dejarnos solos?
¿En que momento,
te fuiste y dejaste tu sombra
para que no te extrañáramos?
¿En qué momento?
¿Cuándo decidiste que ya estabas cansado
y te retiraste a esta siesta prolongada?
Es otra de tus bromas,
entraré en la casa y te encontraré sentado en el sillón,
o comiendo en la esquina de la mesa, en tu trono.
Ese lugar tan especial.
O estarás trabajando y me recibirás
con esos cariñosos apodos
a que me tuviste acostumbrada
desde mi más tierna infancia
Como siempre pensaste en todo,
te retiraste lentamente
para que no nos diéramos cuenta pero desde allí y…
con esa mirada cansada no estás cuidando.

Lelia Di Nubila -libro Reconociéndonos

LLorando en silencio

Hay dolores profundos que nos postran.

Sentimos que no podremos recuperarnos.

Ya los pase, ocupan un lugar muy profundo en mi corazón.

Hoy siento tristeza, la tristeza que trae la desilusión.

Cuantas personas que ayer me acompañaban hoy dan la espalda.

Porqué?

Porque en los momentos difíciles reconocemos la fidelidad.

El miedo hace retroceder.

Sólo los fieles, los íntegros permanecen de pie, los otros, tropiezan

y está en nosotros tenderles una mano o dejarlos ir.

Señor, cuántas manos deberé tender…?

Lelia Di Nubila

Vida

Cuando la vida empieza a rodar y los años pasan,

vemos pasar nuestros sueños y dolores.

Las alegrías rápidamente,

las penas más lentas.

Y llega un día, sin darnos cuenta, volteamos la mirada

y vemos una senda larga,

son nuestras pérdidas y ganancias.

Hemos llegado al período de nuestra vida

donde el balance nos demuestra si supimos vivirla.

Miro hacia atrás… son tantos los rostros… son tantos mis fantasmas.

Pero en el balance estamos a mano.

Vida, me hiciste conocer dolores y alegrías y  todos ellos sumaron a favor.

Lelia Di Nubila -libro Reconociéndonos

Niño Toba

niño toba

Con tu carita redonda de rasgos marcados…

Por el origen de tus antepasados,

Los dueños de la tierra.

Fue tan fuerte, la semilla que sembraron

Que las guerras y la mezcla de razas

No permitieron que a través de los siglos se perdiera.

Con tu carita redonda de rasgos marcados…

Miras con asombro la mano que te tienden,

Ya no sabes de donde viene…

Y si esto también tiene un precio.

Con tu carita redonda de rasgos marcados…

Mirada perdida y sin esperar nada.

Golpeas mi corazón…quiero abrazarte,

Protegerte, pero no puedo.

Necesito muchos brazos y muchos besos,

Para apagar el grito que se estrangula en tu garganta desde toda la vida.

Ya no confías…te han usado demasiado,

Sólo palabras que no entiendes,

La pobreza te sigue rodeando.

El hambre se hace carne en tu familia, en tu pueblo.

Tu pueblo originario, orgullo de un país que no te ve.

Niño Toba, hay alguien que nadie te dijo:

Eres un niño chaqueño, eres un niño argentino.

Niño Toba todos los días son tu día porque tienes los mismos derechos de todos los niños de esta tierra.

Con tu carita redonda de rasgos marcados,

Regálame una sonrisa…sólo eso te pido.

Lelia Di Nubila

Si un día no estoy

Si un día dejas de verme, no te  inquietes.

Seguramente me he ido, pero no te olvidé.

Si un día dejas de verme, no te inquietes.

Alégrate por mí, estaré mejor.

Si un día dejas de verme,

Será porque he partido a recorrer el mundo

Como viajera invisible.

Si un día dejas de verme, no te preocupes,

Porque estaré a tu lado cuando me necesites….

Lelia Di Nubila -libro Reconociéndonos

Imagen3

Vladimir Kosh

Follow poupeedinubila on WordPress.com

Estadísticas del blog

  • 5.524 hits

Entradas que me gustan

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 114 seguidores